Portada  |  28 julio, 2016

Su hija miraba algo indebido en Periscope y estalló

“Ni Periscope ni hostias” es el curioso hashtag que se volvió tendencia en Twitter en España. Se trata del último fenómeno viral, en el que una madre se enoja con su hija al verla con la famosa aplicación que permite transmitir video en vivo. Al parecer, un hombre estaba mostrando el pene en directo a la chica, que estaba con una amiga, y la madre explotó.

A la mujer poco le importó que el teléfono móvil siguiera transmitiendo en directo. No dudó en arrebatarle el smartphone a su hija Naiara y recriminarle que estuviera viendo semejantes imágenes.

“Se ha acabado. Ni Periscope ni hostias. Ni hostias, ¿vale? Un tío con la polla al aire. ¿Pero tú qué te crees?”, con estos gritos entra la madre en la habitación. La chica intenta defenderse explicando que ella no hizo nada y que se trata de gente mostrándose así desde su casa.

La explicación no le sirve a la enfurecida mujer. Tras abandonar la habitación, baja unas escaleras mientras va maldiciendo. “A dónde vamos a ir a parar, no puedo más con la mierda de los móviles. ¡Ya verás tú que pronto se te va a acabar todo!”, le grita a su hija desde otra habitación de la casa.

Mientras ocurre todo esto siguen apareciendo en directo las reacciones de los espectadores. Los diferentes mensajes van desde la carcajada hasta a un tal “Mariuuuuus” que saluda a la mujer pretendiendo entablar conversación con ella para tranquilizarla. Aunque la madre no leyó nada de estos usuarios y siguió con lo suyo.

El video de lo ocurrido se convirtió en viral en pocas horas, con el “Ni Periscope ni hostias” como una de las frases del día. De hecho, hasta la cuenta oficial de la Policía Nacional española se hizo eco de la historia y recuerda que es conveniente que los padres supervisen las redes sociales de los menores de edad.

Periscope es la misma plataforma que popularizó el jugador del Barcelona Gerard Piqué. Es una aplicación para los teléfonos móviles que permite transmitir en directo lo que está sucediendo. El problema surge cuando alguien decide transgredir las condiciones de uso y utiliza la app con fines sexuales.

Compartir en Facebook